Skip to content

Di NO a la SOPA (como Mafalda)

22 noviembre, 2011

Visto en David de Ugarte y vía Derecho a Leer

Erasmus: segundo round

22 noviembre, 2011

En la Universidad de Utrecht el curso se divide en cuatro periodos, dos por cuatri. Acabo de dejar atrás el primero, con lo que creo que se puede zanjar la fase de “aterrizaje” en Utrecht, en la Universidad y en Holanda.

¿Y ahora qué? Bueno, este periodo en vez de dos tengo tres asignaturas y además quiero y espero organizarme mejor, así que no se si me quedará mucho tiempo para escribir. Aunque ganar tiempo para escribir en el blog sea una de las razones que tengo para organizarme mejor 🙂

Desde que acabé los exámenes no he parado mucho, la verdad. Casi tan poco como cuando tuve que estudiar. Estuve visitando La Haya en una excursión con ESN, en Arnhem siguiendo las huellas de la célebre batalla, y de alterne por garitos varios de la ciudad (de esto espero sacar una reseña en algún momento xD).

En programación están un road trip a alguna abadía belga (todo-por-la-birra) y la visita de los Lengas (yuhú!!). Además de un par de bombazos a desvelar después de navidades, claro 😀

Con el comienzo del segundo periodo también me ha vuelto a tocar desembolsar para los libros requeridos (lo cual no ha tenido mucha gracia), volver al gym, y empezar a leer de nuevo (lo que ha tenido AÚN menos gracia).

Tengo demasiadas cosas en el tintero como para esbozarlas aquí en cuatro líneas. Pero no os preocupéis, que pienso retomar el ritmo bloguero :).

Fietsen Pimpen: Chuleando bicis

7 noviembre, 2011

Me ha llamado mucho la atención ver por kirainet como en Japón se preparan algunas bicis. Cómo no, su pasión por el Manga hace también aquí acto de presencia en su habitual abigarramiento churrigueresco (lo que en castizo diríamos, recargao de güevos)

En los Países Bajos, como no podía ser de otra manera, el preparar bicis también es algo muy común. Tanto por tener una más chula, como para que te sea fácil reconocerla.

King of the Road

Esto último, por seguridad si te la roban, pero principalmente por tu propia seguridad, que me se de algunos erasmus que al acabar la fiesta se vuelven a casa sin la bici porque con la cocida que llevan no han sido capaces de localizarla. Nada extraño entre la cantidad de bicis que hay, por otro lado.

Aquí se lleva mucho un estilo de bici en la que se pedalea sentado en una posición parecida a la que se llevaría en una Harley Fatboy (como la de la foto). Hay una marca especializada en este tipo de bicis: Johnny Loco, y se ven algunas customizaciones muy chulas de discutible gusto:

FietsPimp // Pink Johnny Loco // Egbert.EGD from Egbert.EGD on Vimeo.

Leer más…

En bici a Volendam :-)

6 noviembre, 2011
Sol de otoño en el muelle

Ayer fui con Mafalda, Camille y Nik de excursión a Volendam.

Volendam es un pueblo pesquero, bastante volcado en el turismo hoy en día, pero al que aún se le saca algo de su esencia paseando por el muelle y viendo las casa típicas de los pescadores.

Como está en la orilla norte del Ij (Het Ij) para ir desde el casco antiguo de Amsterdam primero hay que coger el transbordador. Desde la Estación Central salen constantemente estos “sea buses” gratuitos, que mueven ciclistas y moteros con scooter (esto ya según lo makoy se sea) de un lado a otro de la ciudad.

Volendam también está a orillas del Markermeer que es, literalmente, una balsa de agua. La wiki lo define como un lago, y sin duda lo parece, sobretodo cuando la bruma lo permite y se puede atisbar Marken en la otra orilla. No obstante, tiene agua salada y no deja de ser un mar interior.

Leer más…

El letargo del bloguero…

4 noviembre, 2011

Volveré, lo prometo, y con fuerza renacida…

Como un lobo en Halloween

Un lobo zombi y medio gayer… dichoso Halloween, que falacia más gorda…

La OV-Chipkaart: ¿el fin de la calderilla?

28 octubre, 2011

Externalidades del fín del metálico: democratización de las prebendas de los banqueros. Por ejemplo xD

Aquí estoy de vuelta. Me he tenido que tomar un paréntesis bloguero, que puede que se prolongue, porque estoy en la última semana de este bimestre en la Utrecht Universiteit y eso significa… “entrega de trabajos”. Creo que no hay que explicar mucho más.

No obstante, os dejo con un par de enlaces interesantes. ¿Recordáis que os hablé de la OV-Chipkaart? ¿Y de las tarjetas Maestro y Chipnik?. Son un auténtico incordio hasta que te haces con ellas, pero una vez las tienes… da gusto. Hay muchos, muchos días que me los paso sin usar efectivo. Y la verdad que es muy cómodo.

Al hilo de esto, me he acordado de un par de cosas que leí hace tiempo:

  1. Que en Japón esta tecnología ya tiene una década de implantación. Y lo que esta gente implanta, siempre hay que tenerlo en cuenta (por cierto, muy curioso cómo siguen innovando y sin embargo no han conseguido salir de la crisis financiera que les aqueja desde hace una década… digno de estudio, sin duda).
  2. Los Suecos, que de tontos también tienen poco, también evolucionan hacia una sociedad sin metálico.
A ver cuando vemos algo similar por la piel de toro :).
Paciencia que ya pronto recupero el ritmo bloguero. Ah! Y echad un ojo a los enlaces, son muy interesantes 😀

La generación perdida que tampoco se quiere encontrar

24 octubre, 2011

Ayer estuve viendo el documental ¿Generación perdida? de la 2. Suficientemente fuerte e impactante como para que se empezase a pensar en soluciones reales YA. Y mensajero de una realidad demasiado rutinaria como para que, tristemente, pueda indignarnos como debería 😉

Y ello pese a que, muy sinceramente, la historia de la chica trabajadora social que es madre soltera, es como para echarse a llorar, por vivir en un país que pueda permitir tal cosa.

Hoy he leído el artículo de El País de César Molinas, enlazado en N€G. Pego aquí el comentario que he dejado allí:

Fantástico artículo el de César Moilnas, clarificador e impecablemente escrito. Sólo tengo una petición al respecto: que el señor Molinas se lo envíe a los productores del documental de la 2 de TVE titulado “¿Generación perdida?”

A ver si la próxima vez que vayan a hacer algo parecido, y vayan a mostrar tan eficaz y conmovedoramente el lado humano de la crisis (lo cual me parece no sólo fantástico, sino muy necesario) se lo piensan dos veces al escoger, por el lado de las soluciones, a”la chavalada que nos puede sacar de esta”. Y lo digo así porque el documental no solo retrata cómo en España se expulsa a los jóvenes y se nos colocan techos de cristal constantes. No, lo peor de todo es que viendo las propuestas y los análisis de esos entrevistados, parece que  tenga pleno sentido que el país funcione así. Por citar sólo algunas de las perlas escuchadas, al hilo del quincemismo:

estamos cambiando algo, pero adonde vamos no lo podemos saber

Cojonudo.

Y no es que quiera que se pongan a hablar de cifras de déficit. Es que, tratando el tema del paro juvenil, de los sindicatos no dice nadie ni palabra. De la patronal tampoco, pero estos entran dentro de ese ente difuso de culpables (esto sí muy claramente) de la crisis. No hay un sólo joven que aparezca cuestionándose el funcionamiento o el papel de los sindicatos en esta crisis. Ya no digo que se hable de pegar salarios a productividad. Es que no se cuestiona nadie siquiera que pudieran hacer más.

Claro que, bien pensado cómo van a hacerlo, atrapados como parecen en ese razonamiento de “esto es inatajable por insostenible, nos vamos todos a la mierda y casi mejor, porque lo único que queda es alumbrar un nuevo mundo”

Traigo esto a colación porque necesitamos artículos como el del Sr. Molinas para cambiar el imaginario colectivo, y para volvernos una sociedad adulta. Para dejar de pensar que, gracias a las buenas intenciones de la gente (como las de esos chicos, de cuyas buenas intenciones no dudo lo más mínimo) sí que hay cosas gratis.

Y lo que es aún más grave: para escapar de esa falacia altermundista que nos hace pensar que efectivamente “esto”, “el sistema”, se tiene que ir a pique, porque la única solución posible es “otro mundo”.

Ah! y para no querer seguir produciendo héroes a lo Toni Alcántara, que no es lo que toca en una España que, afortunadamente, ya no es la de 1978. Aquella idea de país en la que ahora nos refugiamos todos como en esa lección que repasas porque sabes bien. Pero es una lección de la que ya nos examinamos. Y aprobamos, por cierto :-D.