Skip to content

La juventú en Holanda

25 septiembre, 2011

¡Que ya teníais ganas de un post de los míos!

Desde mi última actualización, han sido “las fiestas de mi urba” en IBB (Ina Boudier Bakkerlaan). Fue como una sangriada en Paraninfo, pero más chiquitilla y con mucha música en directo MUY alta. Para acabar, techno a tope, que para algo estamos en Holanda (qué obsesión tiene esta gente con el chundachunda). Lleva haciendo un tiempo fantástico toda la semana, ayer tampoco llovió, y la verdad que se estuvo muy bien. El resto del fin de semana, pues algo de estudio y aprovechar un poquito el Sol también 🙂

Pero hoy vengo a hablaros de una de las cosas que más me ha sorprendido desde que estoy aquí. Realmente me gustaría indagar en el asunto con un poco de rigor, y establecer causalidades (intentaré leer algo al respecto), pero lo cierto es que si ahora tuviera que definir a la sociedad holandesa, la calificaría por encima de todo como “muy joven”. Y no es que sea así solo en Utrecht, que esto es una ciudad universitaria. Tengo la misma sensación en Amsterdam.

¿Que por qué?

En primer lugar son una sociedad muy dinámica y emprendedora, ambos rasgos muy juveniles a mi parecer. Es muy muy raro encontrar un local vacío, y ese dinamismo se nota también en lo especializadas y distintas que son las tiendas. El primer día en la universidad recibimos una charla sobre el carácter holandés, y la ponente incidió en sus ganas constantes de diferenciarse unos de otros, de ser más “individuos”. Supongo que con las tiendas pasará algo parecido, pero es un espíritu mercatista realmente muy divertido, muy atractivo para el consumidor y para la ciudad. Además, constantemente te preguntas como tiendas tan especializadas (no una tienda de cómics, sino solo de cómics Marvel; no una ferretería cualquiera: una que únicamente vende placas de anuncio estilo retro; tiendas de golosinas naturales y sin azúcar; ¡o incluso la célebre condonería!) pueden sobrevivir. Bueno: muchas, lógicamente, caerán. Pero rápidamente han de instalar otra porque, como digo, no se ven locales vacíos.

Condones adaptados a las necesidades de cada turista. Eso es visión comercial y lo demás son tonterías xD

Además (y esto ya es aparte) aunque esto es Europa y tienen horarios distintos a los españoles, no aprecio demasiadas restricciones absurdas en los horarios comerciales (como sí pasa en Viena, por ejemplo, que los Domingos es casi imposible encontrar hasta ¡un bar!).

Por otro lado, los jóvenes están muy presentes en la sociedad. Se les otorga un protagonismo y una responsabilidad a la que responden. A esto influye, lógicamente, su rápida emancipación, pero mi sensación es que las iniciativas de los “chavales” son aquí tan tomadas en serio como las de un adulto. Y ellos también responden, yo creo, de una manera más madura que nosotros. Esto no deja de ser una sensación vaga, pero creo que los jóvenes no esperan tanto esa tutorización constante que sí parecemos demandar nosotros; y los adultos tampoco les miran como pardillos con todo por aprender, sino quizás como sangre nueva con algo diferente que aportar.

¿Razones de esto? Quién sabe. Una puede ser, como digo, esa rápida emancipación muy favorecida por el bajo (bajísimo a ojos españoles) paro juvenil, que debe ayudar a que espabilen y sean más autónomos. Por cierto, que ese bajo desempleo se compagina muy bien con un modelo de estudios universitarios “a la Boloñesa”, de clases magistrales y prácticas reducidas. Cuadran el círculo teniendo muy pocas horas de clase (y mucho por trabajar y leer fuera de la clase). Qué casualidad.

En definitiva, como podéis apreciar me gusta mucho la manera en que creo que entienden el capitalismo y el mercado. Tampoco tiran tantas cosas como nosotros: si una bici anda, poco importa que sea vieja, seguro que hay algún estudiante internacional que la aprovecha :). Y otro tanto pasa con los muebles o electrodomésticos: el mercado de segunda mano funciona mucho y muy fluidamente.

Pero bueno, que todo esto era de esperar la verdad, en un país tan pequeño que se hizo rico e importante a base del comercio y de saber, por un lado, sacar mucho partido a sus ventajas (como su localización geográfica, su carácter marinero viene de que sean la puerta atlántica de Europa) y por otro, vencer sus varios inconvenientes (como su localización geográfica: lo de los diques es algo digno de ver).

Con esto queda pendiente, por cierto, un futuro post sobre la historia económica de los Países Bajos, y de cómo fueron potencia económica mundial. Y también de cómo, sin razón aparente, perdieron ese status sin separarse demasiado de la “frontera del conocimiento”.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: